Quienes Somos

Desde Actitud E creemos que todas las personas tienen una potencialidad emprendedora, ya que en su naturaleza está la capacidad de transformar positivamente su propia realidad o la de otras personas. Sabemos que esta potencialidad puede salir a la luz, al menos de dos maneras: por propia voluntad, con una plena certeza de las actitudes/aptitudes que se poseen lograr objetivos propuestos o bien con la ayuda de otra/s persona/s a través de un proceso de motivación y ayuda en la detección de los rasgos que hacen a la actitud emprendedora. Para esto último, entre otras tantas cosas, estamos nosotros. Creemos firmemente que podemos ayudar a sacar lo mejor de cada persona, porque tenemos la convicción de que cada una es en si misma un agente de cambio.

Hace muchos años, mucho antes de saber que ya trabajamos para esta Asociación sin siquiera haberla formalizado, comenzamos a construir nuestra propia visión de lo que era ser emprendedor. Nos corrimos del eterno debate acerca de si emprendedor se hace o se nace, y simplemente comenzamos a abogar por un concepto más democrático, uno que nos incluya a todos por el mero hecho de ser personas. La construcción de este concepto devino de transitar un camino en el que todos los integrantes de esta Asociación, mientras trabajábamos en distintas instituciones íbamos conociendo a distintos emprendedores que se acercaban requiriendo nuestra ayuda (en estos casos, la mayoría de las veces tratábamos con emprendedores con un perfil netamente productivo, quienes solicitaban ayuda para financiamiento, capacitación o vinculaciones por citar algunos ejemplos). Sin embargo, desde Actitud E también creemos que ser emprendedor no es sinónimo de ser empresario, y mucho menos que ser emprendedor es sólo una etapa en la vida. Se puede ser emprendedor en cualquier ámbito, en una empresa, sea uno jefe o empleado, en un club, en una ONG o en el barrio, se puede emprender algo productivo, algo social o educativo. Las posibilidades para emprender son infinitas. Pero para ello, debe haber una Cultura emprendedora que fomente constantemente la voluntad de cambio, aquel que nace de soñar con futuros deseables para uno y para todos, una cultura que no estigmatice el fracaso, que promueva valores como la asociatividad, la confianza en uno mismo y en el otro, valores nobles como la solidaridad.

Hoy, apostamos a la generación de espacios desde donde promover esta cultura, articulando con todas aquellas personas que también crean que el Emprendedorismo es una herramienta de inserción social y un instrumento para el Desarrollo local. Como siempre decimos: Si se quiere, se puede!!!!